economía | en cifras »

Murcia es la segunda Región con mayor reducción de sucursales y empleados bancarios

Así consta en los datos publicados en el Anuario Estadístico de la Banca en España.
Murcia es la segunda Región con mayor reducción de sucursales y empleados bancarios
diarioSí.com

La crisis financiera en España ha traído un ajuste sin precedentes en la red bancaria y Murcia es, tras la Valenciana, la segunda comunidad con mayor reducción porcentual del número de sedes y de empleados entre 2012 y 2013.

Así consta en los datos publicados en el Anuario Estadístico de la Banca en España, elaborado por la Asociación Española de Banca (AEB) correspondiente al año pasado y que muestra los efectos de la reestructuración financiera que se ha llevado a cabo en España.

Entre 2012 y 2013, los bancos con presencia en la región de Murcia cerraron 77 sucursales, por lo que la cifra total conjunta pasó de 457 a 380, lo que supone una reducción del 16,85 por ciento.

En cuanto al número de empleados, dejaron de trabajar en ellas 368, por que se pasó de 2.464 a 2.096, una rebaja del 14,94 por ciento.

En toda España, los bancos echaron el cierre en 2013 a cerca del 5,5 % de sus oficinas, 816, con lo que redujeron la cifra total a 14.063, el nivel más bajo desde 1980.

Este ajuste en la red estuvo acompañado de un recorte de la plantilla menos acusado, del 2,65 %, pero que en cifras absolutas se traduce en la pérdida de casi 3.000 empleos -2.969- hasta 109.023 personas a cierre de 2013.

Del número de oficinas que había en España en 2013 (14.063), 13.867 pertenecían a los bancos españoles; 185 a sucursales de bancos europeos y otras 11 a oficinas de bancos extracomunitarios.

De los 88 bancos nacionales que había en España en el año 2000, en 2013 solo quedaban 57, mientras que los extranjeros se han elevado de 51 a 86.

Por regiones y en términos absolutos, en 2013 el recorte en el número de oficinas fue más acusado en la Comunidad Valenciana, donde se cerraron 351, el 19 % de la red, hasta quedar en 1.458. Le siguió Madrid, donde desaparecieron 189 sucursales, el 7,7 %, hasta 2.251.

A continuación la región con más cierres de oficinas bancarias fue Murcia, 77 sucursales o el 16,8 % de su red; y el País Vasco, donde se clausuraron 57 locales, el 7,8 %.

Por el contrario, y a pesar de ser un año de importantes ajustes en las redes de las entidades financieras, los bancos abrieron más sucursales en Galicia, 47, hasta 1.109, con lo que la red de la comunidad creció un 4,42 %; y en Cataluña, el número de oficinas aumentó en 44, hasta las 2.562, un 1,75 % más.

En cuanto a los empleados, de las 109.023 personas que trabajaban para los bancos, el grueso, 106.969, lo hacían en España; y las 2.054 restantes, en el extranjero.

Además, del total, la mayor parte, 102.531, eran empleados de los bancos españoles; 6.127, de sucursales de banco europeos; y los menos, 365, de sucursales de crédito extranjeras extracomunitarias.

La mayor reducción de empleo, siempre en cifras absolutas, se produjo en la Comunidad Valenciana, donde la plantilla de los bancos mermó en 1.923 efectivos, un 16,6 %; seguida de Madrid, donde el número de trabajadores cayó en 1.058 personas, un 2,8 %.

De la misma manera, los bancos en Andalucía también acometieron un importante recorte laboral, 494 puestos de trabajo, el 4,75 %; seguidos de Murcia, donde la plantilla se achicó en 368 efectivos, casi un 15 %.

En las únicas regiones donde el empleo de los bancos ha aumentado fueron Cataluña, 926 más, un avance del 5 %, hasta 19.124 trabajadores; Galicia, con 44 trabajadores más para la banca, un ligero aumento del 0,8 %; Navarra, 15 más, un 1,59 %; y Asturias, con 5 efectivos más, un 0,24 %.

Pese a la reducción sufrida, Madrid es la comunidad autónoma que cuenta con un mayor número de empleados de banca, 36.435. Le siguen Cataluña, con 19.124, y Andalucía, con 9.896.

Todos estos datos muestran que la banca sigue en el proceso de ajuste de su capacidad instalada, una reestructuración que deben llevar a cabo para hacer frente al nuevo entorno bancario en el que es imprescindible mejorar la rentabilidad ante la caída del negocio.

Murcia es la segunda Región con mayor reducción de sucursales y empleados bancarios