EL PASADO AÑO

La crisis destruye casi 1.500 empresas familiares murcianas

La destrucción neta de empresas en la Región de Murcia durante el pasado se elevó a 1.466, una subida del 103 por ciento respecto a 2010.
La crisis destruye casi 1.500 empresas familiares murcianas
Esta destrucción de empresas ha supuesto una destrucción del empleo en Murcia, entre las 9.000 y 10.000 personas. Foto: diarioSí.com

La destrucción neta de empresas en la Región de Murcia durante el pasado año se cifró en 1.466, una subida del 103 por ciento respecto a 2010, según datos de la Asociación Murciana de Empresa Familiar (Amefmur) y de la Cátedra de Empresa Familiar.

El presidente de esta institución, José María Albarracín, ha calificado de "muy malos" estos datos. Además, en 2011 Murcia registró un peor comportamiento en este parámetro que en el resto de España en el cómputo por CCAA. "Ha sido uno de los peores años, si no el peor, de la historia moderna en cuanto a destrucción de empresas y empleo", reconoce Albarracín. Dos de cada tres empresas destruidas pertenecían al sector inmobiliario y de la construcción.

Esta destrucción de empresas ha supuesto igualmente una destrucción del empleo en Murcia, que podría situarse entre las 9.000 y 10.000 personas que pasaron a engrosar la cola del paro.

Las previsiones apuntan a que únicamente el sector primario crecerá en términos reales en 2012 en Murcia (0,4 por ciento), pero en cuantía "claramente insuficiente", señalan los investigadores de la Cátedra y Amefmur, para compensar las caídas de industria (-0,6 por ciento), construcción (-5,8 por ciento) y servicios (-0,5 por ciento). Con estos resultados, la tasa de paro se elevará hasta el 27,1 por ciento de la población activa y la renta disponible se reducirá un 2,1 por ciento.

Albarracín explica que, con las reformas que se están acometiendo y, al "haber llegado al tope de destrucción de empleo en cuanto a empresas familiares se refiere", confía en que la Región "se pueda empezar a vislumbrar luz al final del túnel" durante este año.

La crisis destruye casi 1.500 empresas familiares murcianas