EN SANGONERA LA SECA

El hombre que permanecía atrincherado se entrega sin causar daños

Desde ayer, Ramón Hernández, de 55 años de edad y enfermo de un cáncer terminal, permanecía atrincherado en casa de su ex pareja con una escopeta.
El hombre que permanecía atrincherado se entrega sin causar daños
Momento en el que uno de los agentes saca del domicilio la escopeta que portaba el atrincherado. Foto: diarioSí.com

Ramón Hernández, de 56 años de edad, enfermo de un cáncer terminal, y que permanecía atrincherado desde la una del mediodía de ayer en casa de su expareja con una escopeta de caza, se ha entregado sin causar daños.

El domicilio donde han tenido lugar los hechos, está situado en el carril de los Molinos, en la pedanía de Sangonera la Seca y pertenece a Isidra Martínez, exmujer del atrincherado, que había interpuesto ya varias denuncias contra él por maltrato. Sobre el sujeto pesa también una orden de alejamiento que le impide acercarse a su pareja, según han informado fuentes policiales.

Hasta el lugar del suceso se han desplazado seis patrullas de la Guardia Civil y un Psicólogo de la benemérita para intentar persuadir al atrincherado y que depusiera su actitud entregando el arma. El sujeto ha exigido hasta el último momento mantener una conversación con su ex cónyuge y no tenía pensado cambiar de actitud si no se cumplían sus propósitos.

Ramón, es residente de Alcantarilla y conocido por todos los vecinos de la pedanía, los cuales no dan credito a la noticia ya que aseguran que se trata de una persona pacífica y que nunca antes había presentado problema alguno. "No sé si se va a matar" confesó uno de los vecinos, apesumbrado, que aseguraba mantener una estrecha amistad con Hernández. Aún se desconoce como pudo hacerse con la escopeta de caza, ya que la licencia se le retiró cuando su exmujer interpuso contra él varias denuncias por violencia de género.

Alrrededor de las dos de la tarde de ayer, se pudo ver al individuo armado y atrincherado en la finca, hablando con uno de sus hijos, el cuál más tarde salió huyendo tras un disparo con el cuál el individuo daba advertencia de que no iba a desisitir en sus intentos. Poco después tuvo lugar el encierro.

Los hijos de la pareja, que rehusaron hacer declaraciones, también acudieron al lugar de los hechos para convencer a su progenitor para que abandonase su actitud. Uno de ellos,  portaba mantas y ropa de abrigo porque, a todas luces, parecía que el atrincherado iba a pasar la noche a la intemperie en la parcela de la finca.

Durante toda la noche los agentes que han acordonado el lugar, han mantenido contacto telefónico con el agresor, que insistía en ver a su expareja. Ante el riesgo que suponía para la mujer, se había decidido que no acudiera al lugar de los hechos y se había solicitado una ambulancia en previsión de que su exmarido atentase contra su propia vida.

Un amigo del atrincherado se ha ofrecido a hablar con él para intentar que abandone su actitud.

Finalmente, los últimos datos que se conocen, según fuentes de la Guardia Civil, es que el individuo se ha entregado sin causar daño alguno.

El hombre que permanecía atrincherado se entrega sin causar daños