Lorca

Gesalor ensaya un proyecto de inyección de purines en tierras de cultivo

La cooperativa ha conseguido integrar  a 90 ganaderos de porcino con cerca de 200 explotaciones
Gesalor ensaya un proyecto de inyección de purines en tierras de cultivo
Gesalor ha conseguido integrar  a 90 ganaderos de porcino con cerca de 200 explotaciones.
Gesalor ha conseguido integrar  a 90 ganaderos de porcino con cerca de 200 explotaciones.
La cooperativa Ganaderos de Gestión Medioambiental de Purines de Lorca (Gesalor) ha comenzado a ensayar un proyecto de inyección de purines de cerdo en las tierras de cultivo que minimiza los malos olores y permite el abonado orgánico con la cantidad precisa de producto, solucionando un problema ambiental.

Gesalor ha conseguido integrar  a 90 ganaderos de porcino con cerca de 200 explotaciones y un censo de  más de 200.000 animales, para gestionar cerca de un millón de metros cúbicos de purines al año con esta técnica.

Serán utilizados  en 5.500 hectáreas de uso agrícola, de forma agronómicamente correcta mediante cisternas equipadas con el software más avanzado para la medición y distribución  monitorizada,  permitiendo un control integral del sistema de gestión.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Agua, Antonio Luengo, ha asistido este martes a una demostración de esta técnica en la pedanía lorquina de Campillo, donde ha conocido el funcionamiento del sistema.

Para mitigar las emisiones de amoniaco que provocan malos olores, unos tubos colgantes  que salen de la cuba permiten la inyección superficial o profunda  y los purines quedan enterrados de forma inmediata.

Esta técnica supone una disminución de entre el 30 y el 60 por ciento de las emisiones de amoniaco de esos residuos, respecto a la técnica que se emplea en la actualidad, que es la del cañón o abanico.

“Las deyecciones ganaderas se han considerado siempre un recurso de gran valor para la fertilización de la tierra, por aportar nutrientes a los cultivos, mejorando su textura e incrementado la capacidad del terreno a la retención de agua”, explicó Luengo, “por lo que es fundamental valorar correctamente esos purines garantizando la protección ambiental”.

Luengo ha dicho que esta iniciativa coincide con las actuaciones incluidas en el ecoesquema para la lucha contra la desertificación, contribuye a mantener la actividad agraria como elemento contra el cambio climático, actúa contra la reducción de la erosión mediante aportación de purines procesados por inyección en cultivos con o sin cobertura vegetal, minimiza emisiones de gases contaminantes y de efecto invernadero y  mantiene la biodiversidad.

El equipamiento de cada cuba con este sistema precisa una inversión de unos 12.000 euros y Gesalor ha considerado que la inversión necesaria para llevar a cabo su propósito alcanzará los 300.000 euros.

Gesalor ensaya un proyecto de inyección de purines en tierras de cultivo