11 DETENIDOS >

Cae una célula yihadista que pretendía atentar en Cataluña

Se les acusa de pertenencia a organización terrorista.
Cae una célula yihadista que pretendía atentar en Cataluña
La Generalitat asegura que la célula llevaba bajo control 13 meses. Agencias.

Los Mossos d'Esquadra han dado por desarticulada un célula yihadista que tenía "voluntad explícita" de atentar en Cataluña con la detención de once personas, entre ellos diez hombres -uno de ellos menor- y una mujer en las provincias de Barcelona y Tarragona. Algunos de ellos tenían en sus móviles fotos de edificios de instituciones públicas de Barcelona, que podrían haber sido el objetivos de sus ataques, según han informado a Efe fuentes jurídicas. 

Los arrestados también captaban presuntamente a jóvenes para enviarlos a Siria e Irak para luchar junto al Estado Islámico.

El conseller de Interior, Ramón Espadaler, ha explicado este miércoles en una rueda de prensa que era una "célula operativa, con voluntad contrastada" de cometer atentados en Cataluña aunque llevaba 13 meses controlada por la policía.

"No era una amenaza genérica, sino que detectamos una evolución del grupo y su voluntad de cometer un atentado aquí", ha aclarado el conseller, que ha insistido en que la célula tenía la voluntad de cometer "acciones concretas".

Los once detenidos, de entre 17 y 45 años de edad, son cinco ciudadanos españoles -cuatro de ellos convertidos al Islam-, cinco marroquíes y un paraguayo, convertido asimismo al Islam, que permanecerán en dependencias policiales hasta el próximo viernes, cuando está previsto que pasen a disposición de la Audiencia Nacional.

"Nos debe hacer reflexionar mucho que cinco sean conversos y es algo que evidencia la gran capacidad de radicalización de la célula", ha alertado Espadaler.

Las detenciones se han llevado a cabo a partir de las cuatro de la madrugada en Barcelona, Terrasa, Sabadell y Sant Quirze del Vallès (Barcelona) y Valls (Tarragona), localidades en las que se han practicado también 16 registros.

Los Mossos han calificado esta operación, coordinada por el Juzgado Central número 1 de la Audiencia Nacional y en la que han participado 360 agentes, como la más importante contra el terrorismo yihadista que ha tenido lugar en Cataluña en los últimos años, tanto por el alcance de la organización desarticulada, como por el riesgo que comportaba su actividad.

Ocho de los detenidos, todos ellos hombres, están acusados de pertenencia a organización criminal con finalidades terroristas, captación y adoctrinamiento de otras personas para ser enviadas a luchar a zonas de conflicto o para incorporarse a la célula desarticulada. A algunos de estos ocho detenidos se les acusa asimismo de preparación para cometer estragos con finalidad terrorista.

Los otros tres arrestados, entre los que figura una mujer, están acusados de incitación al delito de terrorismo, colaboración con organización criminal con finalidades terroristas y encubrimiento.

Espadaler ha destacado "el triple éxito policial" que ha comportado esta operación, ya que ha evitado la radicalización de más jóvenes en la zona metropolitana de Barcelona, ha paralizado el envío de yihadistas a combatir en Siria e Irak, y ha neutralizado "la comisión de un posible acto terrorista en Cataluña".

Las detenciones tienen relación con la operación de diciembre de 2014 en la que se detuvo en Bulgaria a tres vecinos de Terrassa, Sabadell y Monistrol de Montserrat (Barcelona) cuando se iban a incorporar al Estado Islámico, según ha confirmado el conseller catalán de Interior, Ramón Espadaler.

Además, el conseller ha explicado que otra persona vinculada a esta célula se encuentra actualmente luchando en Irán, incorporada en las filas de Estado Islámico-DAESH.

Según el conseller, la voluntad de la célula de atentar en Cataluña se acreditó durante la investigación, por lo que hacía meses que la organización estaba monitorizada y controlada por la policía.

Espadaler no ha querido confirmar si en los registros se ha intervenido algún tipo de armamento o material para cometer atentados, ya que el juez ha ordenado el secreto de sumario.

Por su parte, el comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, ha asegurado que la captación de yihadistas por parte de esta red no se llevaba a cabo mayoritariamente a través de las redes sociales o de las mezquitas, sino por otras vías menos habituales, como por ejemplos charlas.

Cae una célula yihadista que pretendía atentar en Cataluña