LA EX DIRECTORA DE LA CAM

Amorós reclama 10 millones de euros a la CAM por despido improcedente

La ex directora general de la CAM, María Dolores Amorós, expedientada por el Banco de España y denunciada por estafa ha sido recibida, a su llegada al juzgado entre quejas e insultos por parte de varios afectados.
Amorós reclama 10 millones de euros a la CAM por despido improcedente

La ex directora general de la CAM, María Dolores Amorós, expedientada por el Banco de España y denunciada por estafa, delito societario y falsedad documental ante la Audiencia Nacional, ha sido recibida a su llegada al juzgado de lo Social número 4 de Alicante, entre quejas e insultos por parte de varios afectados de los llamados “productos tóxicos”.   

"Choriza, corrupta, ladrona, devuélvenos nuestro dinero", le grita de forma increpante una señora, titular de unas acciones preferentes de Caja Mediterráneo (CAM). La mujer, visiblemente nerviosa, ha comentado, con lágrimas en los ojos, que se "ha llevado todo el dinero" de su madre, unos 12.000 euros, que se "ha quedado sin nada". "No quiero que vaya a la cárcel porque entonces la tendríamos que mantener con nuestros impuestos, sino que nos devuelva el dinero a todos", ha dicho.

Una vez dentro del juzgado, donde se decidirá si la decisión de los administradores del FROB de despedirla es conforme a ley, Amorós ha esperado paciente el comienzo de la vista compartido la misma sala de espera con una veintena de personas que van a seguir el juicio como público --buena parte de ellos afectados--, y con los representantes de los medios de comunicación. Para este acto, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) ha acreditado a un centenar de periodistas y gráficos.

María Dolores Amorós asumió la dirección general de CAM en diciembre de 2010 y el 10 de agosto de 2011. Una vez intervenida la entidad, los interventores la destituyeron temporalmente de sus competencias, para ratificarse en su decisión y despedirla definitivamente poco después.

Por su parte, los gestores del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) concluyeron en su informe que Amorós "actuó en beneficio propio al calcular su propia pensión vitalicia", y cuestionaron su gestión por "falsear las cuentas para ocultar la debilidad financiera de la entidad" y por llevar a cabo una "deficiente gestión".

Durante le juicio, la exdirectora general tiene previsto pedir que su despido sea declarado improcedente, decisión que, de alcanzarla, podría conllevar el cobro de una indemnización. Además, instará a que se respete la pensión vitalicia de 369.497 euros al año aprobada cuando estaba al frente de la entidad y que fue derogada posteriormente.

La cita judicial ha causado gran expectación mediática y numerosos medios se han acreditado, sobre todo porque esta es la primera aparición pública de la directiva tras conocerse los escándalos que han acabado con CAM.

Amorós reclama 10 millones de euros a la CAM por despido improcedente